El secreto de las cremas es, además de su composición, su relación estrecha con el padecimiento que pretenden revertir o atenuar. En el caso de las cremas para cicatrices, lo importante es identificar qué tipo de marca tenemos para ver qué es lo más adecuado para tratarlas. Cicatricure se ocupa de eliminar las siguientes pesadillas de tu piel:

  1. Acné

Los granitos y los puntos negros son la forma más desagradable con que se expresa el acné. Esta obstrucción de los poros provocada por el exceso de producción de grasa de los folículos puede desarrollarse a partir de la adolescencia o expresarse en épocas posteriores de la vida. Y para eliminar granos y puntos negros es preciso utilizar una crema adecuada que garantice la ausencia de secuelas como pigmentación y cicatrices.

acné

  1. Cirugías

Resolviendo un problema de salud, una afección o un tema estético, la intervención quirúrgica produce una incisión para abrir los tejidos. Cuando la dolencia está totalmente curada, comienza a segunda etapa: tratar la cicatriz visible resultante. En algunos casos, el proceso de fusión de los tejidos se produce con facilidad, pero en otros, gruesos cordones son los responsables del cierre.

  1. Estrías

Las marcas que dejan los procesos de aumento de peso por cuestiones de obesidad o embarazo, primero lucen rojizas, pero con el tiempo se tornan blancuzcas. Las cremas para las estrías después del embarazo suelen ser útiles para reducir el tamaño de los surcos.

  1. Queloides

La cicatrización que no se desarrolla equilibradamente desarrolla nódulos o rebordes en la zona en que se unen los tejidos. Durante el proceso de formación del queloide, generalmente se percibe una sensación de picazón. Cuando el resultado es una cicatriz rosada, se la denomina hipertrofia.

queloide

  1. Quemaduras

Estas lesiones se producen por el contacto con el fuego, con superficies calientes, con líquidos en altas temperaturas, objetos conectados a la red eléctrica o productos químicos. A este conjunto de fuentes de calor, se le suman las producidas por la radiación solar y por la fricción con una superficie áspera, como la alfombra o el asfalto. Las quemaduras pueden provocar inflamación y dolor y que afectar solo a la capa exterior de la piel (primer grado) o provocar enrojecimiento y el desarrollo de ampollas (segundo grado). Sin embargo, existen casos extremos cuando los tejidos profundos están comprometidos y se suma la falta de sensibilidad (tercer grado), y más aún cuando alcanza músculos, tendones y ligamentos, y genera carbonización y necrosis (cuarto grado).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *